Encontrar la fórmula exacta para que un negocio tenga un crecimiento constante es casi imposible. Lo que le funciona a uno no es garantía de que le sirva a otro. Y no existe un manual que dé las claves probadas para acelerar una empresa.

De ser así, todos los empresarios tendrían trazado el camino exacto para acelerar sus marcas. 

En esta búsqueda de los secretos del éxito los negocios omiten por ignorancia, ya sea de su existencia o su metodología, al marketing de contenidos. Al hacerlo pierden una gran oportunidad para impulsar sus proyectos y ganar más cuota de mercado con clientes satisfechos que compren más de una vez o aumenten su ticket promedio. 

Para muchos emprendimientos y pymes su estrategia de mercadotecnia consiste en destinar mensualmente una parte de su presupuesto en comprar anuncios para generar tráfico a sus páginas web y esperar a que uno de los visitantes se convierta en cliente. 

Los resultados en muchas ocasiones no son los esperados como consecuencia de una realidad indiscutible: estamos saturados de anuncios

Nos conectamos a nuestras redes sociales y lo primero que vemos es publicidad. Entramos a Facebook y la plataforma nos recibe con sugerencias de productos o páginas. Nos damos una vuelta en Twitter y aparece una tendencia patrocinada. Revisamos nuestro correo y ¡sorpresa!, la bandeja de promociones tiene 5 mails esperándonos.

Todas las empresas quieren vender algo y se pelean por nuestra atención interrumpiendo nuestras actividades cotidianas con un mensaje que la mayoría de las veces no es relevante o está fuera de tiempo. 

De ahí que los consumidores han desarrollado una clase de “ceguera” ante las comunicaciones provenientes de una estrategia de marketing de interrupción.

Entonces, el resultado predecible es que las marcas que le apuestan a esta modalidad de mkt se ven en problemas al no encontrar un retorno aceptable a su inversión. Gastan en correr campañas que no convencen a nadie y por dedicar muchos recursos para atraer nuevos clientes descuidan a los que ya tienen.

Si eres de este tipo de negocio es tiempo de darle oportunidad al content marketing para crecer y comercializar más. 

El marketing de contenidos te ayuda a crear interacciones y conexiones más profundas con tu público meta, que a la larga, se convierten en ventas y fidelidad hacia tus servicios y productos.  

La diferencia principal entre los dos tipos anteriores de marketing es que el de contenidos proporciona información de valor a quien lo consume. Enseña, divierte o educa sobre un tema en específico relacionado a un producto. Además, responde dudas y ayuda a la toma de decisiones de tu audiencia.

Mientras que el marketing de la interrupción busca captar la atención para decir  “COMPRA, COMPRA, COMPRA”.

Si utilizas el marketing de contenidos en tu empresa tendrás un crecimiento más sostenible porque estás explicándoles a tus clientes cómo les resuelves un problema que tienen a través de tus servicios y artículos a la venta.

Esa es la clave y distinción entre ambas estrategias. La primera se convierte en “amigo” de los compradores y la segunda empuja un mensaje no solicitado.

Y no te confundas. El content marketing si puede ser plataforma de venta, solo que va después y es de una forma más sutil. Primero te estableces como una marca confiable que sabe de los dolores de sus clientes y ha encontrado la forma de resolverlos. Lo haces con contenidos como infografías, notas de blog, videos y posteos en redes sociales.

Posteriormente te posicionas como una marca con autoridad para hablar de un tema o sector y así desarrollas confianza entre tus seguidores.

El siguiente paso será cuando ellos busquen solucionar una necesidad. En ese momento ya te tendrán perfectamente ubicado como la marca más relevante en el mercado y se dará naturalmente la compra.  

Incluso, cuando tienes una estrategia de marketing de contenidos puedes nutrir continuamente a tus seguidores y clientes de información sobre ti al tiempo que creas vínculos que no se logran con un anuncio. Todo basado en un intercambio: tu marca da conocimiento de valor y a cambio tus consumidores dan su atención. 

Crecer un negocio es más sencillo si conoces a tus clientes y estás dispuesto a conversar con ellos. Puedes mostrarles que tienen un aliado en la búsqueda de una vida sin problemas y no una marca que les quita el tiempo con mensajes de venta todo el tiempo. Si logras entender la diferencia verás en poco tiempo que tus ventas comenzarán a subir.

¿Quieres saber más de marketing de contenidos y cómo aplicarlo en tu emprendimiento o negocio? Ponte en contacto con nosotros y platiquemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s