Las marcas y negocios tienen la necesidad de crear constantemente contenido para llenar sus redes sociales, blogs, webinars y páginas web. Y lo hacen pensando en factores como el posicionamiento SEO, el posible alcance en likes o views y qué tan “viral” puede ser una pieza.

En esta tarea los equipos de marketing se quiebran la cabeza tratando de encontrar la fórmula del éxito que los haga memorables en la mente de sus consumidores y omiten un ingrediente que puede hacer la diferencia para sobresalir en el competido espacio digital: la creatividad.

Como usuarios de las plataformas digitales estamos expuestos a una gran cantidad de información y contenido. Nos levantamos y revisamos nuestros smartphones “desayunando” nuestro feed de Instagram o Facebook y solo detenemos la mirada en las piezas que nos llaman la atención inmediatamente.

A la larga desarrollamos preferencia por ciertas marcas basándonos en los mensajes que nos han dado y el formato que usaron. ¿Nos entretuvo? ¿Nos educó en algún tema? ¿Nos resolvió un problema?

Si analizamos los contenidos que mejor funcionan y responden positivamente a las preguntas antes planteadas veremos que un denominador común es la habilidad de presentar bajo una nueva óptica un tema cotidiano o muy conocido.

Esa es la función de la creatividad. Transformar lo común en lo extraordinario.

Es el caso de los bailes en TikTok o las rutinas de fitness y tutoriales en los Reels de Instagram. También los videos de comedia en YouTube y los mensajes con más retweets en Twitter.

Son producto de desarrollar una idea previamente existente pero con nuevos elementos que la hacen más fácil, digerible y entretenida para asimilar por los seguidores de nuestras redes o visitantes del sitio web.

Ese es el secreto del éxito del marketing de contenidos de marcas como Nike o Avocados From Mexico. Nos presentan de forma distinta algo que tal vez hemos visto hasta el cansancio como un partido de futbol o unos aguacates.

Si quieres replicar este éxito usando la creatividad como base de tu estrategia de marketing de contenidos comienza aplicando estas 4 recomendaciones:

  1. No pienses que el presupuesto es sinónimo de creatividad

Este es un error muy habitual en los negocios. Considerar que más dinero invertido en el contenido se traduce en mayor alcance y recibimiento o que están presentando algo nunca antes visto en el mercado.

No es así.

Las ideas que llegan más lejos son las que se pueden compartir y trasladar a mensajes simples y fáciles de entender.

Piensa en todos los comerciales de automóviles que has visto. ¿Cuál es el que más recuerdas? Seguramente alguno que tenía un buen twist o abordaba situaciones poco convencionales.

Si el mensaje está bien trabajado los recursos técnicos y humanos como efectos especiales, influencers, realidad virtual y otros más, serán solo un adorno. Serán la forma no el fondo.  

2. Es un trabajo de equipo

La lluvia de ideas funciona porque permite una participación de varias personas para crear y crecer un concepto. Logra conjuntar que distintas experiencias de consumo convivan en un mismo espacio para analizar posibilidades de un contenido.

La creatividad producto de una sola persona es muy limitada porque viene desde una única perspectiva y puede estar sesgada.

Y esa es una de las razones por las que los posteos en redes sociales de las marcas no generan tracción. Provienen generalmente de la mente de una sola persona: el community manager.

Intenta generar una sesión con tu equipo de trabajo involucrando a todos los niveles para que reboten propuestas y puedan llenar las lagunas creativas que puedan tener. En conjunto tendrán más posibilidades de entregar algo distinto y valioso a su audiencia.

3. Investiga qué hace tu vecino

Si como marca no conoces lo que está haciendo la competencia estás desaprovechando una gran oportunidad de crecimiento. Hacer un benchmark creativo te dará pistas sobre lo que puede ser tendencia en tu mercado y sabrás que contenidos se están moviendo con buena respuesta en tu sector.

Al conocerlos verás que pueden servir de inspiración para crear variantes de una idea, pero claro, con el sello, cultura, valores y diferenciadores de tu negocio.

Además evitarás el grave error de presentar algo a tu audiencia de seguidores que alguien más ya les dio. El que pega primero (con una idea fresca), pega mejor.   

4. Ponte límites

Dicen que la creatividad no tiene fronteras pero en el caso de los negocios pequeños o emprendimientos es recomendable tener claro hasta dónde llegar al comenzar a desarrollar ideas de contenido.

Poner parámetros en el proceso creativo evitará que abuses de los recursos con los que cuentas y detendrás posibles pérdidas de tiempo o monetarias.

Existen numeroso casos de empresas que empeñadas en crear un contenido diferente, dedicaron más tiempo del debido a trabajarlo y salieron con él cuando ya no era relevante ni útil.  O simplemente el resultado fue una propuesta tan compleja que no era viable ejecutarla.

Siempre mantén tus expectativas en la tierra y asigna desde un principio durante la gestión de las ideas las reglas del juego para el equipo creativo.

La creatividad es un asset menospreciado al contabilizar los recursos de un negocio. Pero bien aplicada puede ser de gran ayuda para complementar la oferta de los productos o servicios y servir como herramienta para tener más personas que identifiquen a la marca por sus mensajes originales y se conviertan en clientes.

¿Necesitas ayuda con tu marketing de contenidos para meterles creatividad? Podemos ayudarte con solo un clic.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s